Femenino y plural

El 8M de las mujeres en el sector tech y la dirección de empresas

Hace tiempo que deberían haberse acabado las distinciones

“Desgraciadamente somos muy pocas”. Este mensaje lo lanzaba hace 6 años en una entrevista Margarita Salas, la bióloga molecular que más ha hecho por la ciencia en España. Más de 2.000 días después, lo cierto es que el mundo profesional para las mujeres parece no haber cambiado. 

Hace tiempo que deberían haberse acabado las distinciones, o al menos así lo sienten cada día miles de mujeres. Las hojas de rutas para englobar acciones en defensa de la mujer dejan al mes de marzo casi sin aliento. La visibilidad es necesaria además de la vía para alcanzar la paridad y la igualdad, pero el día a día es la bofetada que ofrece la realidad más cruda y nada mejor en una jornada como la de hoy para demostrarlo. 

En Femenino y Plural queremos acercar la vida de tres mujeres líderes en mundos  muy distintos y en los que desempeñan su labor con la misma profesionalidad que lo hacen sus pares masculinos en otras empresas con el objetivo de alzar a sus compañías a lo más alto.

La mujer actual desea romper con los estereotipos que ha arrastrado hasta ahora en un mundo condicionado por la inmediatez, la gran encrucijada que las arrincona entre su vida profesional y la familiar. Todo ello sumado a la búsqueda continua de la innovación y la vanguardia que se les exige a todos los profesionales con independencia del sexo. 

María Leal es directora general de DEH Online y cuenta con más de 25 años de experiencia en la transformación cultural y digital en distintas empresas. Tiene gran capacidad para adaptarse a entornos complejos y su exigencia siempre le ha llevado a obtener buenos resultados. DEH Online es una empresa española que supera los 80 trabajadores, de los cuales casi el 50 % son mujeres. Esta entidad  factura cerca de los 6 millones de euros anuales. Para ella, como mujer y como directora general, la conciliación es vital. “Es muy importante hablar de la conciliación entre la vida laboral y familiar. Es fundamental que los padres y madres se ocupen de la familia a un 50/50 y eso permita a las mujeres seguir desarrollando su vida profesional y no tengan que sacrificarla por su vida personal”, asegura Leal.

Beatriz López Arredondo es directora de People en Twenix y cuenta con más de diez años de experiencia en el mundo de los RR. HH. y considera que el camino sigue siendo largo pero que gracias al ya recorrido, la concienciación de las propias empresas ha empezado a cambiar. 

“Efectivamente, queda todavía mucho por hacer, aun así también considero que desde hace 10 años aproximadamente ha habido un foco y un warning derivado de esta realidad en el que poco a poco, tanto a nivel legislativo como a nivel concienciación dentro de las empresa, se han activado diferentes mecanismos para apoyar a las mujeres en este mundo de la conciliación, que al final es uno de los aspectos que más nos puede caracterizar. Creo que esos mecanismos poco a poco están calando en la conciencia de los comités de dirección”, asegura López Arredondo. 

Hoy en día, la presencia femenina en el sector tecnológico es del 37,18 % en España según recoge el X Informe de Mujeres en el Ibex-35. Si las empresas cotizadas, que resultan ser la luz para el resto de empresas, reconocen una mayor igualdad pero recalcan que la presencia femenina es aún insuficiente, qué no vivirán el resto de corporaciones privadas con un porcentaje muy por debajo del 30 % de tasa femenina. 

Carolina Sánchez, CDO, directora de diseño UX/UI y cofundadora de Iberbox, una de las últimas startup aterrizadas en Lanzadera, no oculta que el sector tecnológico carece de la presencia femenina.  “En el sector tecnológico aún hay pocas mujeres, hay un hueco importante en el desarrollo de programas tecnológicos. No es habitual encontrar mujeres en equipos de dirección y socias de empresas tecnológicas, conforme vas escalando en puestos de responsabilidad vas encontrando menos mujeres. ”, sentencia Sánchez.

El recorrido en las empresas para las mujeres debe ser demostrado por doble partida. La experiencia y la profesionalidad son cuestionados por género y por juventud en este sector, como reconoce Sánchez: “una mujer tiene que demostrar más la profesionalidad en su trabajo y no hablemos si además es una persona joven. A un hombre de cierta edad se da por supuesto que es profesional y serio, a una mujer, no tanto”. 

La brecha salarial es un escollo notable en la situación laboral de las mujeres. En la actualidad, ellas siguen cobrando de media 5.000€ al año menos que los hombres. El 22,2 % de los puestos directivos de las empresas privadas españolas están ocupados por mujeres según el estudio realizado a más de 500 organizaciones por la consultora CEINSA. 

La directora general de DEH Online, María Leal apuesta por la forma de trabajar de las mujeres porque “tenemos una forma de trabajar completamente diferente. En un sector tecnológico, donde tradicionalmente no ha habido mujeres, ni en puestos operativos, ni en puestos de dirección, hemos demostrado el crecimiento en los últimos años (más de un 40 %)  y tengo claro que el papel de las personas que forman parte del equipo del comité es fundamental en estos resultados”. 

El 8M, Día de la Mujer, es la semilla del cambio. No solo a nivel empresarial, de puestos de mando sino también en las escuelas y en los hogares. Es un trabajo constante y continuo y no solo de las mujeres. Todas las voces que hoy se escuchan solidifican las bases para que las futuras generaciones nazcan con el chip ya cambiado. El futuro sostenible pasa por la igualdad de género, así lo afirma Beatriz López Arredondo, (Twenix): “tenemos que seguir trabajando para que las nuevas generaciones que vayan adquiriendo roles de responsabilidad dentro de las organizaciones vengan ya con este chip totalmente cambiado con respecto a las oportunidades en puestos de mando. Al final, toda la semilla que estamos transmitiendo a las nuevas generaciones tiene que dar su fruto, y que en unos años podamos hablar de igualdad real para aspirar a posiciones de dirección, pasando por el sistema de educación y la concienciación de las generaciones futuras, que van a ser los que lideren las organizaciones en unos años”.

Sin ese equilibrio, sin la tan repetida y enarbolada igualdad, cada 8 de marzo las mujeres y cada vez más hombres seguirán saliendo a la calle para gritar a aquellos que se mantienen sordos sentenciando que ellas y ellos son igual de válidos para cualquier puesto de trabajo, para desarrollarse en cualquier campo, cobrando lo mismo, siendo conscientes que sus hijos los necesitan por igual. Que no hay más diferencia que un sexo y que nunca será determinante para estar más o menos capacitado. Solo los ojos de quien juzga les convierte en diferentes.  

 
Esta web usa cookies propias y de terceros para una mejor navegación. Puede revisar nuestra política de cookies    Más información
Privacidad